martes, 19 de enero de 2010 | |

Vida de ratas







(por Norma Vilares)

En la India, más precisamente en la desértica ciudad de Deshnoke, hay un templo dedicado a las ratas.

Es inmundo (y que me perdonen los ecologistas por esta apreciación) ver como más de 20.000 de estos animalitos se pasean por el templo entre granos y platos de leche que les ofrecen los sacerdotes del templo.

Los indúes aseguran que Karni Mata y sus seguidores habrían reencarnado en ratas y que este “adorado” animal es el vehículo del dios Ganesha.

Muy lejos de la India, aquí en Goya, han proliferado unos cuantos templos de adoración a las ratas, aunque pocas personas son conscientes de ello: Los basurales, la planta potabilizadora de Aguas de Corrientes y su terreno aledaño de pastos crecidos cerca del Barrio Bartolomé Mitre, y el famoso “Monte Olimpo” ó “Monte del Amor” ubicado donde termina el Barrio 432 viviendas.

Desde hace años, las quejas de los vecinos con sus comisiones barriales y en las radios locales, se han acumulado y hasta llegué a escuchar hace poco a una señora manifestar:
- Son tan grandes las ratas, que hasta los gatos les tienen miedo! –

Y tan prolíficos son estos animalitos (ya les cuento en detalle) que por más que algunos humildemente tratemos de combatirlas, apenas podemos ganar alguna que otra batalla, pero jamás la guerra, dado que estos roedores cuentan además con la “sordera” y “ceguera” de aquellos que tienen la obligación de combatirlas saneando los lugares públicos y multando a los propietarios de casas, terrenos y/o depósitos descuidados o directamente abandonados.

Comentaba Carlos Varela, titular de la empresa de desinfección North Green de Buenos Aires en una nota al diario La Nación del 2001:
"Si las ratas tienen sus nidos dentro de cuevas al aire libre, se les tiran cartuchos con gas venenoso y se las mata con eficacia. Eso es sencillo -dijo el desratizador-. El problema es cuando están en galpones o dentro de las viviendas, porque esos productos también son tóxicos para las personas, así que hay que usar otras técnicas. En estos casos, los cebos envenenados son los indicados con drogas sobre la base de bromadiolone, un anticoagulante. El veneno se difunde a través de la circulación sanguínea y la rata queda "seca" en 24 horas”.

Pero combatir a estos roedores no es tarea fácil, ya que, como les anticipé, son animales altamente prolíficos.

Animal rápido si los hay, la rata realiza su coito en apenas 2 ó 3 segundos (Será por eso que tantas mujeres tratan de ratas a sus maridos?). Su período de gestación es de apenas un mes, y cada rata pare entre (lean bien) “CINCO (5) A VEINTICINCO (25) CRIAS” que depositan en su madriguera o nido. Gozando las hembras de estas crías de una precocidad increíble ya que a las cinco o seis semanas de nacidas, ya pueden procrear.

Por si fuera poco, las ratas son transmisoras de varias enfermedades. Por empezar, la peste bubónica ó peste pulmonar. Una enfermedad que asoló a los países durante la edad media, causada no por la rata en si, sino por las pulgas que ésta abriga en su cuerpo. Hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara que anualmente se dan entre 1.000 y 3.000 casos de esta enfermedad, en especial en poblaciones humildes de Africa, Asia y América.

También son transmisoras de fiebre infecciosa causada por la mordedura, “Salmonelosis” provocada por la bacteria salmonela que genera en los humanos dolores abdominales, diarrea y fiebre y la gran estrella de estos últimos años, la Leptospirosis.

Esta enfermedad es producida por la orina de los roedores al entrar en contacto con el agua u otros alimentos.

Se cree también que muchas personas se han contagiado leotospirosis por consumir alimentos enlatados que habrían entrado en contacto con la orina de ratas, pero esto nunca fue confirmado.

Por eso, y dado que las autoridades se preocupan poco y nada ante tan grave situación, que se acrecentará con el correr de los años, teniendo en cuenta algunos factores climáticos propios de nuestra ciudad (Excesivo calor, humedad, subida del río e inundaciones), yo sugeriría que en las próximas elecciones locales, en lugar de dar nuestro voto al “guitarrero de turno” se lo demos a algún eximio ejecutante de flauta, cosa que imite al famoso “Flautista de Hamelín”, haga que todas las ratas de la ciudad lo sigan y terminen ahogadas en el río, o postular como candidato al titular de alguna de las empresas locales de fumigación o algún comerciante mayorista de raticidas.
No les parece?

4 comentarios:

Doña Gárgara dijo...

apa con que aqui estamos refugiados no? jejeej que leeendooooo.... pasé y vi que habia luz asi que ahora vuelvo a buscar algo pa tomar la leche...mañana es mi cumpleaños basurita no lo olvides jajajajaj Besos...I STAY TUNED! muaaa

Marcelo Dance dijo...

Que siome!
Recién leo el comentario! :S
FELIZ CUMPLE MOROCHA!!!
TQM

elblodehenry dijo...

saludos, saludos muchos para el dueño de esto

Marcelo Dance dijo...

Gracias Henry!
Saludos!